China


Lo que en la Nueva Europa se conoce como China es sin embargo el Reino Celestial de la Paz Trascendental de Hong Xiuquan, el Rey Celestial. El 11 de Enero de 1851 se inició la primera revuelta contra la dinastía Qing en una acción conocida como el Levantamiento de Jintian. Poco después, en agosto de 1851, se proclamó el Reino Celestial, con Xiuquan como el líder absoluto con el título de Rey Celestial. El principal objetivo de esta nación era ofrecer la paz y la prosperidad en China con la adoración de un único dios; mediante un cambio no sólo religioso, sino administrativo, económico y militar.

A pesar que el Reino Celestial de la Gran Paz se considera a sí mismo como cristiano, es considerado herético por las principales ramas del cristianismo, porque el movimiento está fundado en una secta cuyo líder, Hong Xiuquan, dice haber recibido una visión divina que le ha revelado su origen divino y la misión de convertir a China al cristianismo. En base a sus lecturas y revelaciones personales, Xiuquan ha añadido un tercer grupo de libros (en adición al Antiguo Testamento y Nuevo Testamento) en la Biblia del régimen Taiping.

No obstante, Xiuquan ha desarrollado una interpretación literaria de la Biblia y la ha moldeado a su forma. Rechaza la doctrina de la Trinidad y designa que el Padre es el Dios verdadero. Jesucristo es el primer Hijo del Padre, mientras que el propio Xiuquan es el segundo Hijo del Padre. El Espíritu Santo, para Xiuquan, no es más que un “Santo Viento” (se cree que esto se debió a la pobre traducción de los misionarios cristianos); de hecho, Yang Xiuqing (Rey del Este) ha asumido el título del “Santo Viento el Confortador”.

La principal fortaleza de la rebelión es el ejército, que se caracteriza por un alto nivel de disciplina y fanatismo. Los miembros del ejército visten un uniforme de chaqueta roja y pantalón azul y tienen cabello largo — en el idioma chino son conocidos como Chángmáo (長毛, literalmente “cabello largo”). Este ejército se distingue además por la gran cantidad de mujeres sirviendo, algo que no es común en los ejércitos europeos.

El combate que realizan es extremadamente brutal y sangriento, con poca artillería pero con grandes fuerzas equipadas con armas pequeñas. En 1856, los miembros del ejército llegaban al millón. La estrategia de conquista se basaba en la toma de grandes ciudades, consolidación del control de las ciudades y luego marchaban a las afueras para combatir con las fuerzas imperiales. No existen cifras oficiales acerca de la cantidad exacta de las fuerzas ahora en su clímax, pero se supone que oscilaba entre 2,5 y 3 millones de soldados en 1860.

Con estos datos es fácil comprender cómo han acabado con el control de la dinastía Qing sobre China y cómo se han expandido por toda Asia hasta llegar a las puertas de la Nueva Europa. Consta que los tres Autócratas tienen planeada una cumbre en la isla de Cidonia para escoger las medidas a tomar frente a esta nueva amenaza.

China

El Club Diógenes Kaervek