EECC


Los Estados Confederados de América (EECC) surgieron a partir de la victoria del Sur en la Guerra de Secesión Americana (1861-1865) y su primer presidente fue el General Robert E. Lee. El general norteño Abraham Lincoln huyó a Canadá, al igual que muchos ideólogos y artistas de la Unión. En 1866, a fín de fomentar la esclavitud en el recientemente conquistado norte, se introduce un impuesto que se reduce mediante la compra de esclavos.

En 1876 se termina la conquista de Méjico y se propone a los millones de nuevos esclavos que se ganen su libertad construyendo el denominado Muro de Algodón o, como se conoce en la Nueva Europa, el Muro de la Vergüenza. Este muro de cinco metros de altura y fuertemente vigilado divide la frontera entre los EECC y Canadá la Roja, como ellos la denominan. El objetivo es frenar la huida de los abolicionistas y los esclavos negros hacia ese país. El apelativo con el que se conoce a Canadá en los EECC se debe a la política que partican de no repatriar a los esclavos que han conseguido huir.

Los EECC no distinguen a la Iglesia del Estado, prohibiendo la práctica de cualquier religión no cristiana. Tras mucho debate, se le reconoce cierto grado de cristianismo al judaísmo, lo que hace que se cree una reserva judía en Long Island, en el mismo lugar donde los ahora esclavizados indios tenían la suya.

En 1881 los EECC firman un documento de no-agresión con Iberia, Sajonia y Galia, permitiendo a los primeros mantener su soberanía en la isla de Cuba y proporcionando transporte a los europeos que habían quedado atrapados por la Guerra de Secesión. A cambio, Galia se ve obligada a entregar el estado de Luisiana a los EECC a fín de que los miles de galos que vivían allí puedan ser repatriados.

EECC

El Club Diógenes Kaervek