Iberia


El 16 de Septiembre de 1837, Fernando Augusto Francisco Antonio de Sajonia-Coburgo-Gotha se casó con la Reina María II de Portugal, convirtiéndose así en rey consorte. Se trataba de un matrimonio político ya que pertenecía a la familia real del emergente Reino de Prusia, y gracias a él se aseguraban la soberanía sobre uno de los países con más historia en Europa. Este acontecimiento no sentó nada bien en España, que no veía con buenos ojos que un territorio tan cercano pudiera formar parte un imperio emergente con ansias de expansión.Las tensiones entre ambos países fueron creciendo con el paso del tiempo y el crecimiento en el centro de Europa del Reino de Prusia no ayudaba a calmar los ánimos.

A principios de 1853 la Reina María murió dando a luz a su undécimo hijo y Fernando asumió la regencia, ya que el heredero solo tenía 15 años. Como respuesta urgente, la Reina Isabel II de España se dirigió a Portugal y mantuvo una cumbre con el regente portugués. A su vuelta a Madrid y ante la incredulidad de toda una nación, declaró su compromiso de matrimonio con Fernando de Portugal y la unión de ambos reinos. A los tres días fue asesinada.

Al haber muerto la reina sin descendencia, los nobles españoles se reunieron con el objetivo de nombrar un sucesor; sin embargo, decidieron que la monarquía era un método inestable de gobierno y nombraron al Archiduque Max Estrella como Autócrata de Iberia. Su primera actuación fue declarar inmediatamente la guerra a Portugal (acusándoles del asesinato de la reina) y, evidenciando años de planificación y estudio, conquistó Portugal en seis días. El hecho de que el ejército español no necesitara tiempo de preparación da mucho que pensar."

Sabiéndose todavía inferiores a España militarmente, el Reino de Prusia mandó un documento escrito en el que negaba cualquier acto de represalia y abandonaba cualquier sentimiento de sobería sobre Portugal que pudiera tener. Para evitar otra situación semejante, España se anexionó Andorra sin ningún tipo de problema e hizo llamar al conjunto de todos sus territorios Iberia.

El Archiduque Max Estrella continuó en su cargo gracias a su magnífica labor. Cuando a inicios de La Gran Guerra recibió la petición de alianza por parte del canciller Otto von Bismarck, los ciudadanos estaban seguros de que la aceptaría para poder terminar con sus históricos enemigos franceses. Su negativa y posterior alianza con Galia y Sajonia le hizo perder un poco de popularidad entre la población, si bien su figura mantiene un firme apoyo multitudinario.

Iberia

El Club Diógenes Kaervek